miércoles, 15 de mayo de 2013

¿NO A LA LECHE? HARVARD HABRÍA ELIMINADO TODOS LOS LÁCTEOS DE LA DIETA SALUDABLE


¿NO A LA LECHE? HARVARD HABRÍA ELIMINADO TODOS LOS LÁCTEOS DE LA DIETA SALUDABLE


Imagen foto_00000001

El consumo excesivo de leche y otros tipos de lácteos incrementaría los riesgos de padecer cáncer de próstata en los hombres y cáncer de ovario en las mujeres, según la Universidad de Harvard.


Mientras la mayoría de los nutricionistas sigue considerando a los lácteos como parte importante de la alimentación saludable, una información publicada por el sitio sdpnoticias.com sostiene que la Escuela de Salud Pública de Harvard (EE.UU.) "elimina la leche y otros lácteos de la dieta saludable".
En su guía de alimentación saludable, llamada Healthy Eating Plate, Harvard sugiere que la leche, por ejemplo, debe ser sustituida principalmente por agua, realizando así una variación en la pirámide alimenticia que se conoce hasta hoy.
"Harvard envió un mensaje fuerte al USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) y expertos en todo el mundo con el lanzamiento de su guía", informa el sitio sdpnoticias.com.
Y se añade que "los expertos en nutrición e investigadores de la universidad realizaron la guía, basándose en una nutrición sana, libre de la presión política y grupos de la industria que podrían verse afectados".
Imagen foto_00000002

La razón fundamental que ha llevado a los científicos de Harvard a eliminar la leche y otros lácteos de la dieta sana es que "un alto consumo de estos alimentos aumenta significativamente los riesgos de padecer cáncer de próstata y cáncer de ovario".
Han señalado, del mismo modo, que la mayoría de los lácteos posee una gran cantidad de grasas saturadas y que en su proceso de producción se utilizan componentes químicos que los convierten en "alimentos para evitar".
¿De dónde obtener el calcio, entonces? De acuerdo a las sugerencias de la guía Healthy Eating Plate, éste puede ser obtenido de las hortalizas –como lechuga, brócoli y coliflor- y de los granos de diversas especies.
El consumo de lácteos debe reducirse a un máximo de dos porciones por día, según lo que plantea Harvard, favoreciendo la ingesta de agua (que puede ser en infusiones). Así, por ejemplo, sólo se podría tomar una taza de leche y un yogur al día, o un yogur y un trozo de queso, pero no más. Los jugos de fruta también los limita a un vaso (sin azúcar) al día.
Otras recomendaciones: ingerir mayor cantidad de vegetales, preferir aceites saludables (de oliva o canola), comer frutas de distintos colores, incrementar el consumo de productos integrales (pan, pasta, arroz), y obtener las proteínas principalmente del pescado, las legumbres y las nueces, disminuyendo las carnes rojas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada